PREGUNTAS FRECUENTES

¿El enfermo de Alzheimer se entera de lo que pasa? ¿Sufre?
Esto dependerá de las alteraciones cognitivas que tenga cada paciente y del estadio de la enfermedad en que se encuentre. A pesar de ello, debe tenerse en cuenta que el enfermo percibe la situación desde las coordenadas de un cerebro dañado, por lo que la angustia y sufrimiento siempre será mayor en la familia.
¿Debemos informarle de los fallecimientos de los familiares?
El paciente tiene derecho a saber lo que osurre si puede entenderlo. No obstante, en la práctica, algunas familias deciden no informar a su familiar enfermo con el fin de evitarle un daño emocional.

¿Hasta cuándo debe estar solo en su domicilio?
La respuesta es delicada pues la persona con Alzheimer, a menudo, se niega a los cambios en su vida y, por otro lado, es importante fomentar su autonomía. Sin embargo, debido a los riesgos que conlleva vivir solo, lo más recomendable es que conviva desde los inicios con alguna persona que le potencie sus resonsabilidades y le supervise lo que necesite.
¿Le cambia el carácter a la persona con Alzheimer?
La enfermedad de Alzheimer acentúa y exagera el carácter previo del enfermo, pero en algunos casos provoca un cambio de carácter y personalidad. Por ejemplo, la persona que ha sido dominante, autoritaria y con la enfermedad se vuelve dócil y cariñosa.
¿Es conveniente llevarle a un centro de día?
El paciente debe mantenerse activo el mayor tiempo posible, por tanto, este tipo de centros son muy interesantes porque aplican programas de estimulación cognitiva que potencian las capacidades conservadas en cada enfermo. Al mismo tiempo supone un recurso muy útil para el descanso del cuidador principal.
La experiencia de los centros de día refleja que sacar al paciente de su domicilio puede provocar algún trastorno superable transcurrido el período de adaptación.